Ahora podrás configurar tu nuevo Mac en las Apple Store… pero tiene un coste a varios niveles

Otra novedad que se lanza en las tiendas físicas Apple: la configuración personalizada del nuevo producto, asistida por personal de las tiendas.

Se trata básicamente de un servicio con el que podremos personalizar el Mac la primera vez que lo pongamos en marcha en la misma tienda, de forma que se nos asistirá en la configuración de las cuentas de correo, en la creación de la cuenta de iTunes -uno de los pilares de negocio de Apple, no lo olvidemos-, y se nos informará sobre los primeros pasos con nuestro nuevo Mac.Tradicionalmente, en algunas tiendas ya se ofrecía este tipo de asistencia en algunos productos multi-touch, pero nunca se había hecho con los Mac.

Sin duda esta iniciativa supone ampliar la “experiencia del Mac” desde el momento de la compra y supondrá un soplo de aire fresco para los usuarios que se pasan al Mac sin haber tocado ninguno anteriormente, aunque claro, tampoco es que configurar un Mac sea muy complicado y de hecho, hay ayudas y guías muy claras en el propio sistema operativo. Pero lo dicho; seguramente esta posibilidad propiciará el salto a muchos nuevos usuarios.

Sobre esta iniciativa hay una parte que será curiosa se ver in situ y otra que es frontalmente contraria a algunas filosofías maqueras. La parte curiosa es aquella en que este servicio podría atacar el encanto de las tiendas Apple. Siempre inmaculadas, casi minimalistas e impolutas, las tiendas Apple pueden convertirse en algunos casos en algo parecido a mercadillos callejeros, todas llenas de cajas y papeles por todas partes y alrededor, usuarios y asistentes de las tiendas configurando los nuevos Mac. Si bien el envoltorio de un portátil se puede mas o menos camuflar, será curioso ver qué ocurre si uno configura un iMac, o mejor aún: un Mac Pro, sin pantalla, ni teclado ni ratón. (De donde sacarán este hardware imprescindible para poder trabajar, como mínimo en una primera vez y durante unos pocos minutos?)

La parte que es contraria a algunas filosofías maqueras -si me permitís- es la de la apertura del producto en la misma tienda. La forma y el modo en que vienen envueltos los productos Apple convierten el desembalaje en casi una experiencia religiosa. Y ojo porque esto no es fruto del frikismo y de una vena fanboy, ya que se ha llegado hasta el punto de que los medios especializados hacemos a menudo artículos con el desembalaje -el ya casi tradicional unboxing- de las novedades. Atención: Artículos que explican y muestran un desembalaje de un producto tecnológico. Hasta aquí ha llegado la fiebre por cómo envuelve sus productos la empresa de la manzana. Y es más: algunos -como yo, debo confesar- nos sabe mal deshacernos de las cajas de los productos Apple, y las guardamos. Todas. Y oye, en las estanterías lucen muy bien, que queréis que os diga,

Pues bien; no es lo mismo abrir en casa y en la intimidad un nuevo producto Apple, pudiendo vivir el acto, oliendo -literalmente- lo nuevo, quitando cada plástico con mimo y pudiendo parar cuando queramos para prolongar el disfrute, que hacerlo en una tienda donde muy posiblemente un amable asistente nos ayudará en tamaña tarea. No es lo mismo. Y los que hemos abierto varios productos Apple, sabemos a que nos referimos.

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>