Presumir de estar en cabeza en el mercado de las tabletas puede...

Presumir de estar en cabeza en el mercado de las tabletas puede salir muy caro a Apple

Todos conocemos la historia de ese turista que, en pleno paseo marítimo, hace caso omiso de las recomendaciones de los lugareños de no acercarse demasiado al borde, porque cuando la marea sube, el mar se te puede tragar. Así, tenemos al turista riéndose de las olas y desafiando a un enemigo tan imprevisible que no se sabe como puede reaccionar… hasta que reacciona, y en el mejor de los casos cubre de agua al atrevido turista, a menos que éste haya tenido tiempo de salir por patas con lo cual las risas ya son nulas. Y cuando el turista -mojado o no- está lejos del borde del mar, resoplando y asustado, recuerda que no es la primera vez que le ocurre algo así.

En las keynotes de Apple se está convirtiendo en una tradición el mostrar tablas comparativas de productos de la empresa frente a la competencia. Los gráficos, siempre según Apple por supuesto, no dejan lugar a dudas, y los ataques a la competencia por el simple hecho de estar a la cabeza que los de Cupertino mostraron ayer podrían salir carísimos a Steve Jobs y los suyos. Hay un precedente en este sentido que Apple ya está sufriendo en su propias carnes y que todo el mundo conoce; este precedente se llama iPhone.

Pasó relativamente poco tiempo después de que Apple se zafara de estar en cabeza de los smartphones, cuando el secreto mentado en cuchicheos radica en el concepto y la tecnología, pero hay más: la clave estaba en que en ese segmento, Apple estaba sola porque fue la primera. Y tal es así, que poco después empezaron a proliferar aparatos que hacen lo mismo pero de otra manera, tanto el producto en sí como en sus servicios, llegando hasta el punto de que ahora, Apple debe mover ficha porque la competencia les está quitando mercado.

Si tenemos en cuenta que la competencia no se va a quedar de brazos cruzados, y recordamos que ya ha conseguido acortar distancias a los de Cupertino con el iPhone, con el iPad podría pasar exactamente lo mismo. Estamos frente a la misma tecnología, los mismos usos, el mismo target de mercado y la misma situación con la que Apple ya ha empezado a batallar con los smartphones. Pero si nos fijamos además, el nuevo iPad 2 de Apple incorpora elementos que ya incluye la competencia, y en este caso, como pasó con el iPhone, no estamos hablando de eficiencia de software ni de mantener el control sobre el sistema para resguardar su seguridad. Es que simplemente, el iPad fue la primera tablet, pero las siguientes tablets, de la competencia, ya incorporaron lo que ahora incluye el iPad 2. Para muchos esto podría representar el primer traspiés o el primer retraso de Apple en un mercado aparentemente emergente como es el de las tablets. El usuario no siempre está dispuesto a pagar más por tener “lo mejor”, y en el mercado el precio es casi crucial.

Así que puede que no fuera mala idea el prescindir de menospreciar a la competencia de forma tan repetitiva, porque ahora ésta no sólo sabe cómo reaccionar, si no que ya sabe cómo ganar terreno a Apple incluso en los casos de ser pioneros en ciertos campos.

Imagen: Laihiu en Flickr