La vuelta de tuerca a los rompe-iPad: ¿A que no ha sido fácil?

La vuelta de tuerca a los rompe-iPad: ¿A que no ha sido fácil? 3

La red se está plagando de vídeos de gente que destroza su iPad. Cuando alguien reseña la hazaña a menudo se aliña con comentarios sobre este tipo de acciones con ataques a sus autores. Personalmente no tengo intención en entrar en calificaciones de este tipo, puesto que cada uno con su dinero hace lo que quiere, y en fin, si ahora el coste de 15 segundos de fama vale 500 dólares que los pague quien pueda permitírselo, pero, no es mi caso. A lo que voy es a algo que nadie se ha dado cuenta, y es que el iPad, aguanta soporta más de lo que se pensaba en un principio.

Evidentemente cualquier producto que se pone a la venta pasa unos controles de calidad y resistencia. En el caso del iPad también, y más si cabe, ya que es un aparato que por su propias características puede sufrir agresiones no voluntarias por parte de su propietario. Y a pesar de que la naturaleza humana nos empuja a romper lo que se quiere romper, y tarde o temprano se consigue, hay que reconocer -y nadie lo ha hecho- que el iPad es capaz de aguantar salvajadas hasta cierto punto, lo cual es un punto a su favor. Como entiendo que todos ya habréis visto los vídeos que corren por ahí (y si no, aquí está el más explícito) me voy directamente a las conclusiones que se desprenden de este tipo de entretenimientos:

– El iPad se cae al suelo, hasta TRES veces, y sigue funcionando.
– El iPad es soltado en el aire, cae al suelo y sigue funcionando.
– El iPad es arrojado contra el suelo, y sigue funcionando.
– El iPad es arrojado con más fuerza contra el suelo, hasta TRES veces, y sigue funcionando.
– El iPad se raya aposta con un objeto de metal, por todas sus caras, y sigue funcionando.
– El iPad es golpeado, y sigue funcionando
– El iPad es golpeado varias veces, y desprendido del protector de la pantalla frontal, y sigue funcionando.
– El iPad es bautizado con café, y sigue funcionando.
– El iPad es bautizado con detergente lavavajillas, y sigue funcionando
– El iPad es sometido a un chorro de agua directamente del grifo, y sigue funcionando.
La única forma de que el iPad deje de funcionar «a la primera» es, literalmente, doblándolo por la mitad, o someterlo a una fuerza muy grande.

Resumen: El iPad aguanta más allá de los usos y accidentes normales.
Conclusión: Querido rompe-iPads: ¿A que no ha sido fácil?

Ir arriba