Steve Jobs cree que es equivocado pensar que las tablets son los nuevos ordenadores personales

En un momento en que nos están rodeando las estadísticas que muestran que el iPad las tablets están canibalizando el mercado de los ordenadores personales, Steve Jobs ha hecho un apunte que muy probablemente hará replantear muchas cosas a millones de usuarios. Gran parte de estos usuarios ya se han dado cuenta que en su momento cometieron un error: adquirir una tablet pensado que ésta le haría las veces de un ordenador personal.

Básicamente, el concepto de tablet no es acerca de la potencia, comparativamente hablando, es el qué y cómo se puede hacer, que es muy diferente. Lo que ha venido a decir Jobs es que, si bien algunas funciones propias del ordenador se pueden realizar con un iPad, no se hacen de la misma forma y por ende, el resultado y la experiencia es muy diferente. El ejemplo más claro es la escritura. Los humanos estamos acostumbrados a que las puntas de los dedos tengan una retroacción física cuando escribimos, algo que se puede comprobar desde hace años con el iPhone. El iPad tiene un teclado completo y a tamaño cómodo para la escritura mecanográfica, pero el resultado es idéntico a teclear encima de una mesa, para entendernos. Así, el iPad no permite tareas que requieren de cierto tiempo y de acciones que ya tenemos reconocidas como “mécánicas”, si estamos acostumbrados a hacerlas con del ordenador, pero sí permite hacer operaciones livianas. Más sencillo: podemos escribir un par de líneas de correo, pero NO podemos escribir un texto largo.

El día que se lanzó el iPad un conocido apunto que “me voy a comprar uno para sustitír el portátil; haces lo mismo pero ocupa y pesa mucho menos”. Se equivocó. Y se siguen equivocando muchos usuarios. El iPad, o una tablet, es un complemento accesorio al ordenador personal, pero NO un sustituto.

También te puede interesar:
Rumor: Apple podría lanzar una aplicación social de la mano del iOS 5 y del iPad 2

2 Comentarios

  1. No estoy para nada de acuerdo. Casi todas las actividades cotidianas que lleva a cabo el usuario medio, en un ordenador convencional, pueden hacerse también en un iPad sin problemas: navegar por la Red, ver fotos y vídeos, recibir y enviar correo, escuchar música… y un sinfín de cosas más gracias a las miles de aplicaciones que puedes encontrar en la AppStore. En cuanto sea posible enchufarle tarjetas de memoria y su sistema de gestión de archivos no dependa exclusivamente de iTunes, olvídate de los PCs tradicionales. Porque el iPad no deja de ser un PC, táctil, eso sí, pero un PC al fin y al cabo. Un ordenador de 10 pulgadas, cuya pantalla es multitáctil, y que puede conectarse a internet vía wi-fi o 3G. Para mí está clarísimo. El iPad es el futuro de la informática de consumo. Puedes hacer de todo y en el futuro podrás hacer muchas cosas más. Que la experiencia de usuario de la videoconferencia o de la toma de fotografías no esté a la altura de las expectativas, no merma el potencial que tiene el dispositivo. Son cosas que se corregirán con el tiempo. Es cuestión de tiempo. Frente a eso, tienes una máquina increíble, que te permite hacer muchas cosas que ya haces en tu PC, sin necesidad de usar teclado y ratón. Dar unos pocos toques en la pantalla basta.
    El iPad lo puedes llevar a todas partes y sacarlo en todas partes. El ordenador portátil no. Pesa mucho más y es mucho más engorroso. Para hacer según qué cosas, la pantalla del iPhone es insuficiente. Las 10 pulgadas del iPad son ideales. Y si quieres más comodidad, sacas el minúsculo teclado inalámbrico de Apple y ala, ya tienes un ordenador de sobremesa. A ver, ya sé que no es lo mismo, evidentemente, pero, si quieres escribir mejor y tienes espacio suficiente, es lo mejor que puedes hacer. Para trabajar con iWork es ideal. Sacas el teclado y a escribir.
    Es una herramienta ideal para mucha gente: periodistas, médicos, policías, fotógrafos, diseñadores, ejecutivos… puedes llevar tu trabajo cómodamente a todas partes y hacer demostraciones o presentaciones. Es una gozada. Y esto es solo el principio. Estamos hablando de un producto que solo tiene un año de vida. Si ya se pueden hacer verdaderas virguerías con él, imagina todo lo que podría llegarse a poder hacer con un disco duro más grande, más memoria RAM, mejores pantallas, procesadores más potentes… acabará jubilando a los ordenadores convencionales, de eso estoy seguro. No hay más que ver lo fácil que es editar un video o una fotografía. Es un golpe de efecto brutal de Apple.

Comments are closed.