Apple podría cometer hoy un error que pagaría muy caro al lanzar el software iPhone 3.0

iphone_30_launch

Ahora mismo, millones de personas en todo el mundo siguen a la espera de conocer los detalles en cuanto a precios del nuevo iPhone 3G S. Pero a estas alturas, la inmensa mayoría conoce las principales diferencias entre el terminal y el iPhone 3G antiguo, que no obsoleto. Y hoy, se lanza el software iPhone 3.0 que convertirá al actual terminal casi en un iPhone 3G S.

Pocas horas después de que se ponga a disposición de todo el mundo la esperada actualización, empezarán a surgir los primeros reportes en cuanto a los cambios, la calidad de los mismos, y en fin, todos los detalles habidos y por haber, que muy probablemente pesarán para los usuarios indecisos, que no son pocos.

Muchos ya tienen tomada una decisión, pero estoy convencido que después de la rebaja del iPhone 3G, sumado a las novedades de la actualización, decantarán la balanza en favor del antiguo 3G antes que hacia el 3G S, por el precio, y porque los cambios son escasos y -reconozcámoslo- realmente poco útiles para un terminal de este tipo; y eso se traducirá en menos beneficios para la compañía y para las operadoras.

Si hasta el momento muchos nos hemos quejado porque Apple actualiza demasiado rápido muchos de sus equipos, pero la vida ha seguido igual, las quejas de los actuales poseedores de un iPhone 3G en caso de ver que su terminal se actualizaba más tarde que el nuevo teléfono también hubieran caído también en saco roto, y si quieres lo nuevo antes que nadie, cómpranos el iPhone 3G S. De esta forma, Apple podría haberse asegurado más el tiro.

Apple venderá millones de unidades del nuevo teléfono seguro, pero probablemente venderá menos iPhone 3G S que los que vendería si el software iPhone 3.0 se hubiera lanzado unos pocos días mas tarde que el nuevo terminal. Claro que estos datos difícilmente trascenderán a la luz pública. La única explicación que veo es que Apple se está cubriendo las espaldas con el fin de evitar el cataclismo del 11 de julio del año pasado, pero eso ya es motivo de otro post.

2 Comentarios

  1. No dejo de leer que el iPhone 3G y el 3G S son prácticamente iguales.
    El iPhone 3G S es aproximadamente el doble de rápido. Para mi esto ya es un argumento de peso para la actualización. ¿Cúantas veces hemos visto un ordenador que duplique la velocidad de su predecesor?

    Entre el iPhone original y el 3G sólo se añadió la propia 3G, el GPS y la carcasa revisada. Por lo demás eran prácticamente el mismo teléfono. De hecho el iPhone original tiene como referencia iPhone 1,1 y el 3G 1,2.

    Con el iPhone 3G S (iPhone 2,1):
    – Se duplica la RAM (de 128mb a 256mb) y se pasa a la siguiente generación de microprocesadores, de ARM11(90nm) a Cortex A8(65nm).
    – Gráfica mejorada (PowerVR SGX). Soporte OpenGL ES 2.0.
    – Se duplica la velocidad de la red 3G (de 3.6 HSDPA a 7.2 HSDPA)
    – Se añaden cámara de video, cámara de fotos de 3mgp y brújula digital.
    – Duración de la batería aprox. 25% mayor.
    – Nuevo control por voz de teléfono e iPod.
    – Soporte integrado para Nike+.
    – Controles completos en los auriculares (se añade volumen).
    – Pantalla resistente a las huellas.

    Personalmente lo único que echo en falta de esta actualización de hardware es una pantalla OLED de mayor tamaño y resolución.
    El software ya es otra historia.

  2. Yo estoy seguro de lo contrario.

    Somos consumistas por naturaleza, y siempre preferimos algo nuevo a lo antiguo.

    Estoy seguro que los que se compren el 3G normal será porque no tenían pensado cogerse ninguno, y de paso q está barato, les da igual uno q otro.

    Ahora bien, toda la gente q está mirando características a toda hora, a ver q nuevo móvil coge o los q no podemos remediar quererlo, cogeremos el 3G S, pq solo por el autofocus ya convencerá mucha gente, pq solo con la edición de vídeo y grabación a VGA 30fps a otra mucha gente…

Comments are closed.