¿Es posible intervenir un teléfono?

Aunque se trate de un tema bastante complejo y la ilegalidad o legalidad de dicha acción esté aún en discusión, varios expertos reconocen que intervenir o interceptar un teléfono no es algo que sólo pueden hacer las autoridades competentes, sino que distintas personasrecurren a esta práctica para monitorear a sus parejas, hijos o empleados.

En el mercado es posible acceder a software que permite clonar un móvil a distancia, cuya manipulación se puede lograr de manera remota. En internet se vende de manera pública software, cuyo costo puede oscilar entre los 80 dólares u otras opciones gratuitas, que facilita el rastreo de todas las actividades que se realizan en el móvil donde fue instalado: desde las llamadas, mensajes, fotos, ubicación, presentando un detallado registro.

Autoridades y expertos indican que uno de los grandes riesgos es que resulta imposible detectar si el teléfono tiene instalado software de espionaje. Las aplicaciones que se utilizan para realizar este tipo de control de la información suelen pasar desapercibidas, puesto que no afectan el equipo ni alteran su funcionamiento, de esta manera la victima desconoce que su dispositivo está siendo hackeado.

La ansiedad de las personas por ver los detalles personales de los demás, bien sea por curiosidad, celos o protección, hace que puedan recurrir a software que les permita controlar el móvil de otra persona de manera remota.

El uso de aplicaciones que permiten rastrear llamadas es uno de los métodos más populares para piratear el móvil de otra persona. Existen distintos panoramas en los que las personas pueden recurrir a su uso: desde un empleador que desea supervisar la actividad de sus empleados haciendo uso de los dispositivos de la compañía, hasta los padres que desean proteger a sus hijos del acoso digital.

También te puede interesar:
Skype 'desaparece' de la AppStore

Con la ayuda del software de piratería de móviles y las aplicaciones de rastreo de mensajes de texto, un tercero puede tener acceso para:

  • Mantener un seguimiento de todos los SMS y MMS entrantes y salientes;
  • Leer los correos electrónicos salientes y entrantes;
  • Interceptar mensajes instantáneos a través de Skype, Facebook, etc .;
  • Monitorear las conversaciones de iMessage, WhatsApp y demás redes sociales.

Además de estas características, las aplicaciones también pueden ser utilizadas para:

  • Hacer seguimiento de la ubicación GPS en tiempo real y localizar a la persona sin que se entere;
  • Hacer seguimiento de llamadas. El tercer podrá escuchar todas las conversaciones;
  • Control de la navegación en Internet (búsquedas, marcadores de sitios web, sitios web inapropiados);
  • Contar con un Keylogger para Android;
  • Monitoreo del contenido de la galería (vídeos y fotos);
  • Control remoto del dispositivo de destino;
  • Escuchar el entorno del móvil a través del micrófono.

Todas estas opciones están disponibles para la persona que decida pinchar el teléfono de alguien más y leer sus mensajes de texto usando aplicaciones de vigilancia. Aunque todas las aplicaciones de espía funcionan en modo oculto y el seguimiento suele ser secreto e indetectable, a veces se pueden notar algunos comportamientos extraños en el funcionamiento del dispositivo.

Entonces, si observas alguna acción que no realizaste (aplicaciones que estaban desactivadas aparecen activas, cámara encendida, llamadas salientes a números desconocidos), entonces existe la posibilidad de que otro usuario haya pirateado tu teléfono inteligente. Si sospechas que hay una aplicación maliciosa en tu teléfono, es mejor llevarla a un centro de servicio para que le realicen una prueba de diagnóstico.