Las entrañas del nuevo MacBook desvelan cambios menores, algunos engorrosos

Nuevo_MacBook_oct09_destripe

Gracias al destripe del nuevo MacBook de policarbonato blanco, se han desvelado algunos cambios menores, parte de los cuales pueden llegar a ser un engorro e incluso una complicación frente a lo que ofrecía el anterior modelo. Los cambios detectados son los siguientes:

  • No hay indicador externo del nivel de carga de la batería.
  • No hay puerto de infrarojos, lo que implica que el portátil no es compatible con el Apple Remote.
  • La batería integrada ofrece un 9% más de autonomía que el modelo anterior, pero Apple asegura que el aumento es de 7 horas más, frente a las 5 del anterior. Eso puede significar que la nueva batería es más eficiente, lo que no significa que dure más.
  • La nueva batería es bastante más ligera que la anterior y ofrece una relación potencia-peso de más del 23% mejor.
  • El disco duro es más difícil de reemplazar.
  • La rigidez del nuevo MacBook podría ser debida a una placa de aluminio sumada a varios elementos estructurales dentro de la carcasa.
  • La antena Bluetooth ahora apunta al alojamiento de la pantalla, lo que puede implicar una mejora frente al alojamiento de la antena dentro del cuerpo del portátil, concretamente encima de la unidad lectora de discos.

A la postre, se trata de teóricas mejoras por un lado, pero que pueden suponer una complicación de cara al usuario final bajo ciertas condiciones. Y es que no se puede tener todo en un equipo cuya relación calidad-precio es tan elevada.