Sobre la ridícula solución de Apple ante los problemas de conectividad Wi-Fi del iPad

Basándome en las premisas de Apple que dice que simplemente funciona, nada más sacarlo de la caja, mágico y revolucionario y demás, vamos a suponer por un momento que el usuario medio del iPad no sabe -o no tiene porqué- meterse en encontrar la solución a un problema que le afecta rebanándose los sesos cuando algo no funciona y no sabe porqué, más cuando todo el resto de aparatos de su casa, funcionan. El problema salta a la vista que es, en este caso, del iPad, y lo de tener que adaptar aparatos al iPad no soluciona el problema que sigue estando en el iPad, se ponga Apple como se ponga.

A menudo Apple simplemente no reconoce el problema, y un buen día, lanza una actualización y voilá, fin del problema. Esta vez intenta poner solución a un problema que no pasa por un remedio aplicable de la noche a la mañana, y pasa el muerto a otro. Mal, porque el usuario, por poco ducho que sea en temas tecnológicos, no es tonto.

  • Por muchos nombres que se le ponga a una red inalámbrica, esta técnicamente tiene las mismas características. No se han experimentado problemas similares con otros equipos, ni de Apple, ni de otras marcas. Toca actualización de software.
  • Si el problema está en el nombre duplicado en dos redes diferentes, es que el iPad intenta coger la que cree mejor. Bien. Pues que la guarde por defecto como tal, y que no busque otras si la buena está disponible. Toca actualización de software.
  • Las configuraciones de seguridad no son un tema que cualquier usuario sepa -ni tiene porque- modificar. Si todo funciona, el iPad debe funcionar, y no es solución adaptar todo al iPad, si acaso, al revés: el iPad al resto. Toca actualización de software.
  • Si el iPad pierde la configuración Wi-Fi, es que hay algo en el panel de configuración Wi-Fi que no funciona. Puede ser -y esto es especulación propia- que el problema tenga que ver con el modo de reposo y/o de configuración de ahorro de energía. preparado para que corte la conexión si esta no se usa, pero esta debe restablecerse cuando una aplicación hace una llamada a la red. Toca actualización de software.
  • Estan empezando a surgir voces que apuntan a una interferéncia del pulso electromagnético de la pantalla cuando esta se encuentra brillando al máximo. Estas frecuencias podrían anular la efectividad de las antenas Wi-Fi. Toca actualización de software.
  • Los que tenemos una estación Airport tenemos muy a menudo también un router que comparte internet con dicha estación. Esto implica tener dos redes inalámbricas claramente diferenciadas, y puesto que el resto de los equipos funcionan bien, toca actualización de software.
  • El colmo de lo absurdo: si la señal es débil, acerque más su iPad a su fuente de señal. Por favor; que no; que toca actualización de software.
  • En el supuesto que todas o cualquiera de las soluciones que Apple propone funcionase, el problema sigue radicando en el iPad, ya que es el resto de equipos los que se adaptan a este. Toca actualización de software.

Es fácil y sencillo: las primeras unidades de un producto són siempre sensibles a tener fallos de hardware, por lo hablar del software que mejorará con el tiempo. Pero mientras eso no ocurra, por si no ha quedado claro, Apple debe actualizar el software del iPad para solucionar un problema que es SUYO, y de nadie más.