Una importante novedad en cuanto a gráficos de los nuevos MacBook Pro de 15 y 17 pulgadas

Los nuevos MacBook pro de 15 y 17 pulgadas vienen con una importante novedad a lo que al sistema de gráficos se refiere. Hasta el momento, los MacBook Pro equipados con dos tarjetas gráficas era necesario cambiar entre ellas de forma manual. Eso se acabó; es el propio sistema el que se encarga de cambiar de tarjeta de forma automática en base a las necesidades del trabajo que se realiza en cada momento.

  • Los modelos de MacBook Pro de 15 y 17 pulgadas vienen de serie con el cambio automático de gráficos. Se trata de una revolucionaria tecnología de Apple que cambia de procesador gráfico sobre la marcha para proporcionarte rendimiento cuando lo necesitas (por ejemplo, en un juego en 3D de los últimos) y aprovechar mejor la batería cuando no (por ejemplo, cuando lees un correo electrónico). El MacBook Pro transfiere la carga de trabajo del potente procesador gráfico GeForce GT 330M de NVIDIA independiente al HD Graphics de Intel integrado sin que te des cuenta. El MacBook siempre sabe qué procesador utilizar para trabajar con aplicaciones como Aperture, Motion o Final Cut Pro o sencillamente navegar por Internet. No es necesario cerrar sesión, apagar o cambiar preferencia alguna: el cambio gráfico automático lo hace por ti.

Puede que esta novedad pase desapercibida a mucha gente, pero también es muy probable que los poseedores de un MacBook con dos tarjetas de la anterior generación se tiren de los pelos, puesto que estos, para cambiar de tarjeta, deben cerrar la sesión, guardando previamente sus trabajos, y arrancar de nuevo con la otra tarjeta. Queramos o no, es un engorro a menudo, y si habéis actualizado alguna vez con un parche que requiere del reinicio del sistema, seguramente sabéis a que me refiero.

2 Comentarios

  1. Hola Jonnydeep;

    Buena pregunta, aunque con los nuevos modelos eso ya no es motivo de preocupación. Hay algunas aplicaciones que muestra la tarjeta que se está usando en ese momento. De todas formas si se observa que al Mac ‘le cuesta’ es fácil saber que está usando la ‘tarjeta lenta’ por llamarlo de algún modo. Teóricamente, cuando a una tarjeta le cueste trabajar, el sistema cambiará por si sola a la otra, a menos que haya algun script o similar que active ‘la grande’ a partir de los requerimientos de hardware de cada aplicación.

    La verdad es que es un tema interesante, que se supone que se irá desvelando con el paso de los días.

Comments are closed.