Claves y Trucos: Saca partido a las reglas de correo

Mail_reglas

Hoy vamos a rizar el rizo en la gestión de nuestros correos electrónicos con la que creo que es una de las herramientas más poderosas y tal vez menos usadas de Mail de Mac OS X: las reglas de correo. Un uso adecuado de dichas reglas junto con trucos como este o este otro aseguran una gestión de nuestros correos más eficiente, hasta el punto de que, de alguna forma, el propio sistema se encarga de hacer parte de nuestro trabajo como si de un empleado de correos personal se tratase.

El sistema de configuración de las reglas de correo está en Mail > Preferéncias > Reglas (el último icono de la derecha) y se basa en un orden de condiciones y acciones resultantes.

Básicamente se trata de algo tipo “Si ocurre A o B o A y B, puedes hacer C, D o E o todas, e incluso F, G o H o incluso todas”, y de esta forma se crea un sistema de clasificación en base a los parámetros designados. Los parámetros que permite mezclar el sistema son los suficientes para que pueda crear sus propias reglas cada usuario en base a practicamente cualquier criterio, de una forma muy sencilla, rápida, y con efectos inmediatos.

En el caso de usar varias direcciones de correo, se puede por ejemplo establecer acciones de traslado de correos a diferentes carpetas en base a su temática o destinatarios, o ambos a la vez, clasificar a partir de las palabras, colorearlos para tener una rápida visión sobre lo que trata cada correo, y un montón de acciones que el sistema realiza de forma automática si se le adiestra correctamente.

No hace falta esperar a que llegue un correo para comprobar si hemos creado una regla correctamente; basta con seleccionar cualquier correo, hacer click con el botón derecho o pulsar Ctrl + click y seleccionar Aplicar Reglas situado al final del menú emergente.