El CEO de AT&T considera que la App Store es nefasta para los consumidores

El CEO de la operadora AT&T finalmente reacciona a la pérdida de la exclusividad del iPhone. Y aunque las ventas del iPhone para Verizon, su competencia directa, no han sido las que todos esperaban, es un hecho que fue un golpe muy duro para ellos. Randall Stephenson acudió al Mobile World Congress en Barcelona y ha declarado que tiendas virtuales específicas de aplicaciones para plataformas móviles, tales como las que Apple y Google tienen, son nefastas para los consumidores, toda vez que requieren que el usuario compre una aplicación en varias ocasiones si es que desea utilizarla en diferentes plataformas.

Añadió que «no es la manera más idónea para que los consumidores tengan una experiencia satisfactoria en un entorno móvil«. Sin embargo, la cantidad de aplicaciones descargadas tanto en el Android Market, como en la App Store (más de 10,000 millones), contradicen las palabras de Stephenson. Tal cantidad de aplicaciones descargadas demuestran que gran cantidad de usuarios están más que satisfechos con la experiencia que obtienen al utilizar un terminal con el iPhone.

Una solución para este «inconveniente» según el CEO de la operadora, es que los desarrolladores den a conocer aplicaciones que no sean específicas para cada una de las plataformas y que estas estén basadas en HTML 5 y sean dadas a conocer en forma de WebApps y que sean vendidas en una comunidad de desarrolladores como lo es la recientemente anunciada Wholesale Applications Community (Comunidad Venta de Aplicaciones al Por Mayor), la cual, curiosamente sería gestionada por las operadoras móviles de Estados Unidos.

El problema aquí en el caso específico de AT&T es que además de haber perdido una cuota de mercado importante, es que la operadora (ni AT&T ni ninguna otra) no recibe ningún beneficio económico de ninguna de las 2 mayores tiendas virtuales de aplicaciones para plataformas móviles. Además de lo anterior, si las cosas se hicieran de la manera que Stephenson desea, las aplicaciones no sacarían ventaja del terminal y la experiencia no sería la misma.

Vía | The Mac Observer