Le compra un iPhone a su hijo y le hace firmar un contrato

Una de las noticias más divertidas de los últimos días ha sido la de una madre que compró un iPhone a su hijo, pero solo después de haberlo hecho firmar un contrato con 18 reglas a cumplir de forma estricta. Se trata de Janell Burley Hofmann, madre de 5 hijos. Escritora y colaboradora del diario The Huffington Post, la mujer ha sido impulsora de una de las ideas más originales de 2014, y que para mayo quedará plasmada en un libro llamado iRules.

Hoy en día, cuando todos los jóvenes suelen tener acceso a un teléfono móvil, hay algunos padres que pierden el control sobre sus actividades o confían en que son lo suficientemente maduros para no cometer ciertos errores. Pero Janell no deja nada al azar. Cuando su hijo mayor, Gregory 13 años, le insistió para recibir un iPhone, esta madre tuvo una idea excelente: hacerle firmar un contrato.

contrato-iphone

Janell es conocedora de los diferentes peligros de la tecnología, y busca incentivar y educar a los padres para que tomen medidas para evitar problemas al lidiar con hijos adolescentes y tecnología. El contrato de la señora Hofmann consta de 18 puntos en los que su hijo Gregory se compromete a cuidar el teléfono y usarlo de manera responsable.

La idea es interesante, por ejemplo: el teléfono lo debe devolver a las 19:30 los días de colegio y a las 21 los fines de semana. Permanecerá apagado durante la noche, ya que si la llamada no se puede realizar al teléfono fijo (donde los padres pueden atender), entonces tampoco tiene sentido que se realice a un teléfono privado.

También te puede interesar:
Películas de Disney, directo a dispositivos Apple

No hay que usar el teléfono para hacer bromas o hablar mal de la gente; sus padres deben tener acceso a la contraseña; nada de porno; no hace falta preguntarle todo a Google, siente curiosidad por ti mismo.

Son consejos que para un adulto quizás sean tontos, pero parece una manera interesante de concientizar a los más pequeños sobre los nuevos usos de la tecnología.