El iMac podría haberse llamado como un superhéroe

En alguna ocasión los que se rebanan los sesos en encontrar un nombre de un producto con claras intenciones de que se venda bien, han contado las peripécias que han tenido que pasar ante tal tesitura. La cosa es que cuando hablan de los nombres que se barajan, en muy raras ocasiones trascienden los nombres que se podrían haber utilizado para bautizar estos productos. De hecho, no hace mucho varios medios se hacía eco de las explicaciones de Ken Segall, uno de los publicistas de Apple, a la hora de dar nombre comercial a un producto que hoy conocemos como iMac. Pasa que en aquellos días no trascendió qué nombre quería darle Steve Jobs al ordenador. Pues parece que ya ha trascendido.

El iMac que todos conocemos podría haberse llamado MacMan. Repito, MacMan. La cosa de que podría haber finalizado como os contamos llega hasta el punto de que Apple inició conversaciones con otra empresa para poder usar este nombre. Pasa que dicha compañía rechazó ceder el nombre de un producto suyo, que además estaba ya a la venta.

Evidentemente lo primero que viene a la mente de uno es un Mac con capa en plan superhéroe, pero también hay que reconocer que muy probablemente ahora mismo, llamarle MacMan a un ordenador podría -y solo podría- no ser tan extraño, si tenemos en cuenta algun nombre que se baraja por ahí al respecto de nuevos productos. No nos equivoquemos; cuando miramos atrás y nos damos cuenta que como quien dice hace cuatro días veíamos avances tecnológicos como si fueran ciencia ficción, podemos extrapolar muchos ejemplos a los nombres de marcas y productos. Y lo que nos queda por ver.

Hola, soy MacMan! .. y yo ‘solo’ un PC…