La nueva actualización de iOS 7 solucionará varios fallos

A pesar del enorme impacto que el lanzamiento del último sistema operativo de Apple, el iOS 7, ha causado, los especialistas de Cupertino saben perfectamente que el mismo cuenta con algunos fallos en cuanto a su funcionamiento que tienen que solucionar cuanto antes, y por eso han adelantado que la mayoría de ellos serán corregidos directamente cuando salga al mercado la próxima versión de la plataforma.

Entre algunos de los inconvenientes que los usuarios de iPhone han reportado a lo largo de todo el mundo, podemos mencionar por ejemplo que los equipos se reinician sin razón alguna, provocando en ocasiones incluso la pérdida de información importante. De la misma manera, en el mismo blog oficial de Apple se ha anunciado que eso ya no sucederá gracias al trabajo que se está llevando a cabo para una mucho mejor iOS 7.1.

iOS 7.1 1

Inconvenientes repetidos

Por lo demás, se da la coincidencia de que los smartphones y tablets con iOS 7 que se reinician sin razón suelen tener una bajar carga de batería en el momento del desperfecto. Las estadísticas han permitido a los expertos de Apple detallar que son los equipos con menos del 30% de carga, los que más presentan este problema, y por eso creen que se trata de una problemática que podrán solucionar gracias a su trabajo sobre el sistema operativo.

Otras novedades

Por otro lado, también se ha anunciado que el nuevo iOS 7.1 contará con diferentes novedades, como por ejemplo “modificaciones en la interfaz que permitan mayor estabilidad y facilidad de uso”, además de aplicaciones que antes no se encontraban disponibles, muchas de ellas desarrolladas por Apple para un mejor uso del smartphone dentro del coche.

También te puede interesar:
¿El iPhone ha pasado de moda?

iOS 7.1 2

La palabra de los usuarios

Sin dudas, una de las novedades más interesantes con respecto a esta actualización de iOS 7 tiene que ver directamente con que Apple se ha fijado en las necesidades y comentarios de sus usuarios a la hora de intentar solucionar los principales desperfectos de su más reciente sistema operativo.