Optimiza la autonomía de la batería de tu iPhone con estos sencillos trucos

iphone-bateria_2

A pesar de los últimos avances tanto en hardware como en software que ha implementado Apple en su terminal, el iPhone sigue consumiendo mucha, muchísima batería, en comparación a otros smarthphones. Con el paso del tiempo cada uno se ha creado sus propios trucos para prolongar todo lo posible la autonomía de su iPhone, pero no está de más apuntar algunos consejos que pueden marcar la diferéncia entre poner a cargar el aparato a cada momento, o cargarlo menos a menudo…

  • Desactiva lo prescindible. Recursos no necesarios fuera. Para realizar o recibir llamadas no es necesario tener la Wi-Fi activada, y si no mueves datos no necesitas tener activada la red 3G. Para hacer uso de estos servicios o sus paralelos, como mapas, Safari, etc, siempre se está a tiempo de activarlos.
  • La poca carga de batería no supone muerte inminente del terminal. El software iPhone 3.0 hace maravillas con la batería, y aquí tenéis la prueba.
  • El push mola, pero consume como un condenado. Una de las mejoras mas esperadas ha llegado con un consumo de batería muy elevado. El push en aplicaciones puede ser una alternativa en momentos puntuales, pero se comerá la batería si se deja activado constantemente sin que haya necesidad. Eso es extensivo al push de Mail y del Calendario. Que sincronice cada 30 minutos o cada hora es, para la mayoría, más que suficiente, y de hecho, muchos tenemos estos servicios en modo manual, y solo se sincronizan cuando ponemos en marcha cada aplicación.
  • Tiempo de espera antes de entrar en reposo: lo mínimo posible. La pantalla debe quedar en marcha antes de que el terminal entre en reposo lo mínimo posible, pues es un consumo absurdo. Algunos lo fuerzan a entrar en reposo, siempre.
  • El brillo innecesario. Haced la prueba: Sacad de reposo vuestro terminal y mirad la pantalla. Si la excesiva luz os molesta la vista, es que tenéis demasiado brillo en la pantalla. Todo luce mejor con brillo, pero cuanto más brillo, más consumo de batería.
  • Suena y consume. El clack al salir de reposo, el plinc del correo, el tac de las teclas al escribir… por si solos estos sonidos consumen poco. Pero si los tenéis todos activos el consumo se dispara. Los sonidos son chulos, pero consumen.
  • Vibra y consume. La vibración en el terminal también consumo, y en proporción, bastante. Esta es tremendamente útil si llevamos el aparato en el bolsillo, pero absurda si estamos en un espacio donde lo podemos oír sonar cómodamente.
  • Tira del cable. Casi cualquier operación que se pueda realizar con un iPhone, se puede hacer desde casa con el ordenador, o en su defecto, con el iPhone conectado a la corriente. Es una buena opción recordarlo si vamos a estar fuera de casa unas horas y queremos llevarnos el terminal.
Ir arriba