El padre del iPhone y del iPod abandona Apple

Tony Fadell ha abandonado Apple y su cargo de asesor especial de Steve Jobs. El considerado padre del iPhone deja la empresa de Cupertino para dedicarse a otras labores que le son de mayor interés, centradas en lo que se ha denominado “tecnología verde”.

La marcha de Fadell parece cumplir los plazos de un asunto que estalló hace un año aproximadamente, con el intento de incorporación de Mark Papermaster desempeñando funciones muy similares al saliente Fadell.

Papermaster había sido hasta entonces directivo de IBM y al gigante azul no le hizo mucha gracia que se pasase a la competencia, puesto que podía ser poseedor de conocimientos propios de IBM que podría perjudicar a la compañía en el mercado. Además, se dió el caso de que Papermaster tenia firmado un acuerdo con IBM que especificaba que no trabajaría para la competencia hasta después de un año de abandonar IBM. El asunto se solucionó con un acuerdo a nivel de despachos, pero hay una declaración pendiente ante un tribunal por parte de Papermaster y a petición de IBM, que ahora mismo hay dudas de que llegue a celebrarse. (Vamos, que se trata de presentarse ante un juez, levantar la mano derecha, jurar sobre La Biblia y decir “Señoría, no he desvelado secretos de IBM a Apple”)

Volviendo a Farrell, se le considera además del padre del iPhone uno de los pilares en el diseño y desarrollo del iPod, por lo que es acertado decir que fue una de las bases para el resurgimiento de la compañía en uno de los periodos más duros para Apple en el mercado, poco después de que Jobs volviera al frente de la compañía.