Pendrive: motivos por los que seguir utilizándolos

La aparición de los pendrive en nuestras vidas, cambió la forma en la que teníamos de llevar información digital de un lado para otro. Estos dispositivos llegaron para sustituir a los antiguos CDs y DVD. Con el paso de los años, y la llegada de nueva tecnología como la nube, son muchas las personas que han dejado al pendrive de lado. Aunque está claro que la tecnología avanza muy deprisa, el pendrive sigue siendo un elemento que ofrece mucha funcionalidad a las personas. Por este motivo, hoy queremos compartir con vosotros algunos motivos por los que aún deberíamos seguir utilizando estos dispositivos de almacenamiento de forma más habitual.

Durabilidad

Uno de los motivos más importantes es que se tratan de dispositivos que ofrecen una gran durabilidad. Gracias al armazón que protege su interior, es posible que sigan funcionando incluso después de haber sufrido algún tipo de daño.

Tamaño reducido

Otro de las ventajas que ofrecen este tipo de dispositivos, es que se trata de elementos muy reducidos de tamaño y muy compactos. Hay diseños que son poco más grandes que una uña. Esto permite que sean muy fáciles de transportar, pudiéndolos llevar siempre con nosotros con toda esa información con la que trabajemos habitualmente y utilizarlo en cualquier equipo informático, reproductor de música o televisión para ver películas que tengamos almacenadas en su interior.

Compatibilidad

Hoy en día, todos los dispositivos cuentan con al menos un puerto USB, y cuando decimos todos son todos. No solo ordenadores, sino también tablets, televisión, equipos de música… En la mayoría de los casos, para poder utilizarlos no hay que hacer nada, sino que el dispositivo donde se ha insertado lo reconocerá de forma automática. Raro es el caso de que esto no ocurra y haya necesidad de tener que instarla algún driver en cuestión.

Facilidad de uso

A diferencia de otros tipos de dispositivos USB, memorias USB no requieren ningún software adicional o conductores para apoyar su operación. Para poder hacer uso de él, lo único que se debe hacer es insertar el pendrive en la ranura correspondiente y esperar a que el sistema operativo de turno lo reconozca. Una vez reconocido, para guardar información en él solo es necesario copiar los archivos en su interior. En la mayoría de los casos, se puede lograr esto con un simple clic y arrastrar. Una vez que queramos dejar de utilizarlo, deberemos expulsarlo del equipo para evitar que los datos se corrompan.

Gran capacidad de almacenamiento

Cuando llegaron los pendrive al mercado, ofrecían algunos cientos de mega de almacenamiento, pero con el paso de los años este espacio ha ido aumentando y hoy en día es posible encontrar dispositivos que superan el centenar de GB. Mucho espacio a disposición del usuario.

Dispositivos económicos

El último de los motivos es que se tratan de dispositivos muy económicos. Con una pequeña inversión podemos tener un gran disco duro externo donde guardar nuestros datos y archivos.

¿Qué pensáis vosotros sobre los pendrive? ¿Pensáis que aún siguen siendo importantes en nuestro día a día? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Ir arriba