Protestas en todo el mundo contra las operadoras por los precios del iPhone 3G S

iphone_3g_s_web1

Parece que la “S” del iPhone 3G S no se refiere a “velocidad” sino que es el símbolo del dólar camuflado. Las críticas iniciales que surgen a partir de un nuevo producto han pasado esta vez a un plano mucho mayor. Mientras en algunos países como España todavía no sabemos -a una semana del lanzamiento- cual será el coste del terminal en total y a largo plazo, en las zonas donde ya se sabe cuanto costará, y sus planes, los usuarios que desean el nuevo terminal se muestran frontalmente en contra de las políticas y precios que se están anunciando y van en aumento. No hace falta ir muy lejos: Google, Twitter, blogs e incluso medios generalistas se están haciendo eco.

De entrada tenemos a los que no tienen un iPhone en la actualidad. Protestan porque las operadoras pretenden cobrar una tarifa aparte, y no precisamente barata, por utilizar el terminal como módem. Por otra parte tenemos a los actuales usuarios del iPhone 3G, que se quejan no solo de lo mismo que el otro grupo, sino porque no reciben ningún tipo de descuento por ya ser usuarios del teléfono, cuando tanto si adquieren el nuevo como si no, les queda todavía un año de contrato.

Personalmente creo que las operadoras van a hacer lo que crean conveniente sin tener en cuenta a los clientes que ya tienen y que tenemos que aguantar un año más nos guste o no… a menos que paguemos penalización. Lo que las operadoras quieren son nuevos clientes, y si hay gente dispuesta a pagar la novedad, no habrá cesiones de ningún tipo por su parte.

También te puede interesar:
iPhone 12 y el iPhone 12 mini: una nueva era para el iPhone con 5G