El iPad tiene puntos a favor: ereaders y ultraportatiles tiemblan

Desde el principio de los tiempos casi todos los libros se caracterizan porque son, como diría Sanchez Dragó, negro sobre blanco. Por eso la mayoría de lectores de ebooks estan dotados solamente de escala de grises, sin colores.

Ahora, imaginemos por un momento que compramos un libro de una novela de vampiros, por ejemplo, y pudiéramos oír de fondo su banda sonora, disponible en iTunes. Que pudieramos hacer click y ver el trailer de la película basada en el libro que se estrenará próximamente; y ya puestos, hacemos click y compramos las entradas para el estreno. Supongamos que hacemos click en esa foto de esa publicación deportiva y accedemos al vídeo de la jugada. Y lo mejor de todo, es que el formato de publicación de texto del dispositivo fuera ePub, el estándar de todos los libros electrónicos excepto en un caso: el Kindle de Amazon. Eso implica que con este dispositivo se podría hacer muchísimo más que con un lector de libros electrónicos convencional y además, todos los libros que ya tuvieramos los podríamos trasladar al nuevo aparato, y seguir leyendo. O bien, comprar nuevos en su tienda exclusiva. Ese dispositivo ya existe, y se llama iPad.

Desde el principio se ha dicho que los ultraportátiles o netbooks se han concebido para hacer tareas básicas y livianas que no requieren demasiados recursos de procesador. Por eso cuestan tan poco. Si nos fijamos en las imagenes que os mostramos aquí, y en la fotografía que el iPad se muestra junto al teclado hecho aposta para la tableta, si colocamos el iPad en posición horizontal las medidas de este y las del teclado coinciden -aparentemente-. Y si embutimos ambos productos en la funda que ya anunciado Apple (en la misma imagen general) tenemos algo muy similar a un netbook, salvando ciertas distancias. Para muchos, daría el pego y les sería más que suficiente. ¿Rizamos el rizo? Si el iPad incorpora Bluetooth, se puede vincular a un iPhone; habilitamos el tethering y voilá: tenemos internet en cualquier parte en un iPad básico y sin 3G. Y cuando nos cansemos de trabajar, podemos tirar de videojuegos.

Detrás de la aparentemente triste y decepcionante keynote de ayer, Apple tiene muchos ases escondidos en la manga. Y todos los irá sacando -eso sí- cuando le convenga. Y deseo que con el mínimo de limitaciones. El iPad es más que un ereader, más que un iPhone, menos que un portátil.. ¿igual que un netbook? Lo dicho; al tiempo.

5 Comentarios

  1. Si, con el Ipad puedes hacer todas esas cosas, y hasta te podria poner un café pero cuando me pongo a leer un libro lo que quiero es poderlo leerlo sin dejarme los ojos, por mucho trailer, musica, campanadas y cafes que me pongan, quiero leer el libro. Y en eso el Ipad no tiene nada que hacer ante el ereader mas barato, la tinta electronica es la diferencia, o al menos ya le podrian haber puesto algo similar a pixelQi, asi que tenemos un cacharro que podrá hacer mil cosas, pero para leer libros no, otra cosa es ojear un periodico o una revista, pero pegarte 2 o 3 horas leyendo, ni de coña. Los que mas van a beneficiarse del IPad son los oculistas :-.)

  2. Todo es suponer. Supongamos que nos aficionamos a leer con este trasto y nos quedamos ciegos…

  3. ¿Quién le va a sacar de la cabeza a la gente de Apple y a sus fanaticos que la Ipad no es un ereader ni puede serlo? Razon? NO INCORPORA TINTA ELECTRONICA, lo que define al ereader como producto. Es como que un celular no te dejara hacer llamadas y sin embargo, te dejara navegar por internet, ver vídeos, tomar fotos y utilizar el bluetooth. ¿Compraría un celular que no incorpore lo más básico? Bueno, pero el que tenga sus ojos por algo de poco valía, le sobre la pasta, y le importe más estar a la última, que dé adelante. Yo doy dos hacia tras y me quedo con Sony y Amazon.

Comments are closed.