El último juicio de Samsung y Apple termina

Si 2013 fue un año calmado en relación a las batallas legales de Samsung y Apple, 2014 empezó con los dos gigantes de la informática luchando ferozmente en los juzgados estadounidenses. Finalmente el veredicto indicó que Samsung debe pagar 119,6 millones de dólares por haber infringido 3 de las 5 patentes que fueron argumentadas por Apple.

La cifra es bastante pequeña si se compara con los 2200 millones que pedían desde la empresa de Cupertino. Pese que se le resten más o menos millones, lo que preocupa es que las dos empresas más importantes del sector de telefonia móvil no encuentren otra forma de solucionar sus problemas que no sea llegando a las cortes, con todos los gastos que ello implica.

Apple Samsung 1

En años pasados incluso hubo bloqueos a la venta de determinados modelos de móviles debido a que las empresas sostenían que el modelo no podía venderse si infringía determinadas patentes. La discusión acerca de cuál de las dos empresas copió primero ya no tiene sentido cuando vemos que la mayor parte de los dispositivos han adoptado elementos de diseño y hardware similares.

Tampoco hay que esperar grandes cambios en la industria porque por más que peleen en los juzgados, Samsung y Apple son empresas que se retroalimentan. Samsung ha sido el principal proveedor de muchos de los componentes necesarios para la puesta en venta del iPhone y otros dispositivos de Apple.

Samsung vs Apple 1

Hoy, cuando Samsung ha desplazado a Apple como la empresa de mayores ventas en el mundo de los teléfonos móviles, es importante reconocer que los coreanos han sabido entender el cambio de paradigma que supuso el primer iPhone. Ahora si la empresa de la manzana quiere recuperar el prestigio lo que tiene que hacer es trabajar y mejorar sus ofertas, y no dedicarse a enjuiciar a Samsung y otras empresas por detalles que no hacen a la experiencia definitiva del usuario.