Mac OS X Snow Leopard con teclado y ratón Logitech sin necesidad de descargar nada

logitech-logo1

Durante las últimas horas en TUAW han publicado una pequeña guía para rescatar un teclado y ratón Logitech conectados a un Mac ante la imposibilidad de que funcionen una vez instalado Mac OS X Snow Leopard; en español lo podéis ver aquí. Dicho mini-tutorial no menciona que para que esto sea posible son necesarios dos requisitos indispensables: uno, que ya hayas conseguido acceder al sistema; y dos, que tengas otro ratón y otro teclado para completar la operación.

Cuando realizamos la Guía definitiva de instalación de Snow Leopard nos encontramos con un pequeño escollo al respecto en el momento de instalar el sistema en un Mac minieste de aquí– con un teclado y ratón Logitech. Concretamente, un teclado G15 y un ratón G9. Es muy probable que el haber pasado en su momento por la misma experiencia durante la instalación de Mac OS X Leopard nos diera cierta ventaja. En este caso estábamos haciendo una instalación limpia para restaurar la copia de seguridad posteriormente, por lo tanto, Snow Leopard no podía aprovechar los controladores anteriores porque simplemente, no estaban en ese momento en el disco duro. A pesar de ello, pudimos arrancar el sistema con normalidad, y hacer funcionar el teclado y el ratón sin problema. Fué después cuando restauramos la copia de seguridad y pulimos la compatibilidad con ambos periféricos. ¿Como? De una forma extremadamente simple que os contamos a continuación.

A menudo Apple recomienda desconectar todos los elementos que no sean propios de la marca en caso de que algo falle. En nuestro caso, el sistema se instaló con normalidad pero falló en el último reinicio, después del cual debería mostrar el vídeo de presentación antes de pasar a los formularios de datos de usuario, la migración de una copia de seguridad, o acceder al escritorio. Simplemente, el Mac se quedó bloqueado, pero con el led luminoso encendido, como si el Mac estuviera en reposo pero sin parpadear, que no era el caso.

  • Sin forzar que el Mac mini se apagase totalmente, desconectamos ambos periféricos
  • Paramos el Mac mini totalmente manteniendo pulsado el botón de encendido
  • Conectamos de nuevo los periféricos. Da igual si el ratón está conectado al teclado, y este al Mac mini, o cada periférico en un puerto USB diferente.
  • Ponemos en marcha el Mac mini de nuevo
  • Voilá como dicen los franceses, o profit como dicen los americanos.

Personalmente apostaría a que este sencillo proceso es posible que funcione con otros teclados y ratones de otras marcas; de hecho esta mañana he sabido de otro caso de un amigo que le pasó lo mismo con un teclado y ratón de una marca totalmente desconocida y que compró en una tienda de chinos de Barcelona, literalmente.