Nadie echa de menos a Steve Jobs [WWDC 2009]

steve_jobs_apple

En su momento escribí al respecto de las probabilidades de que Steve Jobs se retire en breve. Por aquel entonces lo apunté como posibilidad, y así lo sigo manteniendo. Aquel día Appleismo fué el blanco de muchas críticas por el continente del artículo más que su por contenido. (Sin olvidar que en la red hay usuarios que se creen con el derecho de escupir contra todo y contra todos gratuitamente.) Y hoy debemos reconocer – a la vista de lo que está ocurriendo en la WWDC y a la vista de lo que NO escriben los medios especializados- que nadie echa de menos a Steve Jobs. Lo que estamos viviendo estos días puede tener muchas lecturas …

Que nadie se acuerde de Steve Jobs no tiene porque ser necesariamente malo, ni mucho menos. Las personas vienen y van, cambian, se adaptan, etc. lo que quedan son las empresas. Y nadie es imprescindible. Bien es cierto que algunas personas pueden darle su toque personal a la gestión y a la manera de ver y llevar una empresa, pero nadie es imprescindible. Y lo demuestra lo que estamos viviendo desde que finalizó la keynote y al menos hasta ahora mismo.

Apple no dejó indiferente a nadie en su conferencia, y toda la red está sumergida en escribir sobre las particularidades de todo lo anunciado esta semana, y sobre lo que ocurrirá la próxima, sin olvidar los cambios que se avecinan en un futuro menos inmediato. Se escribe sobre que jugada harán las operadoras con el iPhone 3G S, se habla del terminal en sí, se habla maravillas del software iPhone 3.0, se comentan los cambios en la gama MacBook y de lo potente que será Mac OS X Snow Leopard. Se habla de Apple, y solo de Apple. Pero nadie habla de Steve Jobs; un directivo ejemplar para muchos, un gurú para otros, y un referente para otros tantos. Una persona al fin y al cabo; una persona, que NO una empresa.

Y es que todo tiene la pinta de que Apple esté preparando el terreno de cara a un cambio. Los posibles nombres a sustituir a Jobs al frente de Apple ya hace mucho tiempo que se barajan. O en su defecto, podría haber un periodo de transición con dos personas a la cabeza de la compañía, o incluso tres. Se vaticinó que Shiller no estaría a la altura en su primera keynote después del retiro de Jobs porque no estábamos acostumbrados a su estilo; y se acertó. Y en la keynote de esta semana, nadie se acordó de Jobs; nadie hizo comparativas entre éste y Shiller.De todas formas, hay que decir que los mercados bursátiles se mantienen espectantes a ver si finalmente Jobs reaparece en primer plano este mismo mes, como se aseguró en su momento, y la bolsa todavía no se ha recuperado de los tembleques ya habituales pre y post keynote, algo que no solo la figura de Jobs tiene que ver, dicho sea de paso.

A la postre, fijaos que seguimos como siempre: unos maravillados con Apple, otros defraudados, y la guerra entre seguidores y detractores de la compañía, su política y sus productos, sigue el mismo ritmo de siempre. Pero nadie menciona a Steve Jobs. Será interesante comprobar en qué circunstancias se anuncia su vuelta; si se hace en plan triunfal y con algo nuevo debajo del brazo -o un producto o una despedida, quien sabe-, o si queda todo reducido a un breve comunicado de prensa porque total, la compañía ha seguido su ritmo habitual desde que Jobs abandonó el frente por baja médica, y esto no ha tenido ninguna repercusión, al menos de cara a la galería. Personalmente, ojalá que vuelva por un tiempo más. Me gusta el toque personal del tito Jobs, no voy a negarlo. Pero no es un personaje imprescindible, y la prueba la estamos viviendo en estos días, en los que nadie echa de menos a Steve Jobs.

5 Comentarios

  1. Me parece una opinión perfectamente expresada.
    Aunque en algunas cosas no coincida con lo que dices, debo felicitarte por lo bien que te has hecho entender.
    Gracias por ayudarme a entender otros puntos de vista.

    Un saludo.

  2. A mí me parece que te equivocas de lleno poniendo un titular en plan verdad universal, cuando se trata de una mera opinión personal.

    Yo sí que lo echo de menos, no porque llore deseando la recuperación del pobrecito enfermito ni porque sueñe con el siguiente advenimiento del mesías de Cupertino.

    Pero lo cierto es que Jobs tiene un carisma, una forma de comunicar que no la igualan ninguno de los que han dado la cara por él hasta ahora. Por ejemplo, Phil Schiller, ya solo verlo me da grima, y tampoco me gusta su voz de pavo constipado. Sinceramente, no tiene carisma ni imagen para subirse al escenario en las keynotes. No pido estrellas de rock, pero, coño, por lo menos que se meta la camisa por debajo del pantalón.

    En resumen, sus presentaciones me parecen insulsas, tirando a desagradables.

    Sé que puede sonar muy superficial lo que he dicho, pero la imagen cuenta mucho en este tipo de contextos.

    También aburre a las ovejas Scott Forstall. Tendrá todo el peso que quieras dentro de la compañía, pero hace tan llevadera una keynote como las voces en off de los documentales de la sobremesa.

    En resumen, para hacer algo interesante, tú tienes que ser interesante, y actualmente el tipo más interesante que hay en Apple sigue siendo Jobs.

    Y a nivel interno, seguramente también se tiene que notar el cambio; una personalidad fuerte como la de Jobs se tiene que notar cuando desaparece, y recordemos que si Apple está donde está es gracias a Jobs.

    Dices que desde que está de baja todo ha seguido igual, pero ya veremos hasta donde llega la inercia. Muy aprendida tienen que tener la filosofía de Apple (la de Jobs) sus herederos para que todo siga igual, o al menos para que no empeore hasta niveles como los de tiempos pasados. Por ejemplo, piensa qué quedaría de Apple si quien tomó las riendas desde el principio hubiera sido Wozniak; pues no quedarían ni las migas, porque Woz no es un cabrón como Jobs (si este ha triunfado es gracias a que es un cabrón), sino un ególatra (si has leído I, Woz sabrás hasta donde llega su nivel de endiosamiento) que prefiere vivir de rentas y hacer el subnormal en televisión.

    ¿Cómo no va a ser imprescindible Jobs, si es el alma de la compañía?

    Sinceramente, yo temo el día en que no esté y sean otros los que manejen el timón. Espero que la hostia no sea muy fuerte.

    Pensaos dos veces los titulares sensacionalistas que ponéis, seguro que hay maneras más “interesantes” de atraer a los lectores.

  3. Hola Replicante RGC

    Muchas gracias por argumentar tan bien tu punto de vista, eso contribuye a la conversación del hilo. Al respecto del titular, no voy a entrar en si es o no sensacionalista, eso es una opinión tuya. Pero no podrás negarme que es cierto, tal y como explico al principio del artículo. La última vez que se mencionó a Jobs fue minutos antes de la keynote, que “se dice que se le ha visto en el Moscone Center”. Desde entonces, personalmente -y seguro que haberlos, haylos- no he encontrado a nadie que hable de Jobs. Hace mucho tiempo que Jobs está en boca de todos y de todos. Movía un dedo y provocaba el efecto de una piedra en un estanque. Desde poco antes de la keynote -incluso sabiendo que teóricamente está de baja, ergo está… (mal, enfermo, muy enfermo, irrecuperable, en coma! un infarto! que me lo ha dicho la hermana de la prima que le riega el jardin a la enfermera que esta en la planta de abajo donde esta su médico! ya sabes como van estas cosas) pues ni siquiera cuando teóricamente está a punto de volver teóricamente, ni se menta. Es que incluso nadie se ha planteado eso de “dijo que volvería en junio; es junio y no ha vuelto” ni que sea conjeturando. El hecho de que vuelva triunfalmente será celebrado por muchos, tu y yo entre ellos. Pero fíjate que ahora mismo nadie se ha acordado de él. Y eso ocurre, como dice el titular, porque nadie echa de menos a Steve Jobs. Duro? Contundente? Visceral? Sensacionalista? Puede, no voy a discutírtelo. Pero es la verdad. Gracias una vez más por tu aporte ;)

  4. Estaba viendo la BBC hoy con mi novia, y mi inglés es un poco malo, pero me ha parecido ver que ponían que a Steve Jobs le habían hecho un transplante de hígado y que iba a reaparecer a fin de mes, aunque esto último ya lo sabiamos.

Comments are closed.