Phil Schiller defiende otra vez las rígidas políticas de la AppStore

appstoreiphone-1

No es la primera vez que Phil Schiller Vice-Presidente de Marketing de Apple, defiende las políticas de la AppStore; pero al parecer, en ésta ocasión, no ha sido tan visceral como en otras ocasiones al momento de querer explicar el porque de la rigidez del equipo de revisores.

Y es que éste proceso ha sido criticado por infinidad de desarrolladores, hasta los más conocidos, han sido “victimas” de la lentitud de Apple para autorizar aplicaciones que, en teoría, deberían de ser autorizadas en unas cuantas horas. Sólo basta recordar que el responsable del desarrollo de la aplicación de Facebook, decidió renunciar a seguir programando para el iPhone. O también a Rogue Amoeba, que decidió abandonar el desarrollo para el iPhone

En principio, Schiller aclara que Apple, en ningún momento quiere aprovecharse del poder que ostenta, en cambio, está tratando de crear una tienda en la que la gente pueda confiar ciegamente. Es decir, que toda la familia pueda confiar en que el contenido de la AppStore, es confiable y que todas las aplicaciones hagan lo que se espera de ellas; que una vez que dichas aplicaciones sean instaladas en el dispositivo, trabajen adecuadamente. Además también se busca que el proceso de cobro sea lo más transparente posible.

Por otro lado, Schiller compara la AppStore con cualquier otra, argumentando que la autorización de aplicaciones para el iPhone, es equivalente al proceso de control de calidad que llevan acabo la mayoría de las tiendas físicas que venden cualquier tipo de producto. Según él, con éste proceso, Apple quiere asegurarse que todas las aplicaciones trabajen como debe de ser.

Otro de los argumentos en defensa de la AppStore, es que el 90% de las aplicaciones son rechazadas por errores en los códigos de programación, los cuales, pueden ser fácilmente corregidos, mientras el restante 10% son rechazadas por contenido inapropiado. Así mismo, asegura que los usuarios no desean tener en la AppStore applicaciones que roben información confidencial, ya que “Apple se preocupa por la seguridad de los usuarios, además de que éste tipo de comportamientos están fuera de la ley“.

También argumenta que Apple no será complice de compañías que desarrollan aplicaciones para hacer trampa en los casinos, así como tampoco tolerará el mal uso de marcas comerciales. Por otro lado, asegura que la mayoría de los desarrolladores están conformes con las políticas, aunque la realidad es que gran parte de ellos han declarado públicamente que no es así.

Para finalizar, ha declarado que Apple ha estado probando al público sus deseos de que el proceso de revision y autorización de la AppStore, evolucione de manera positiva, sugiriendo que en un punto determinado, el proceso ya no será necesario.

Vía | BusinessWeek